Si pudiera hablar me escucharías

El ser humanos tiene a sentir mayor empatía con elementos que se asemeja a él. Entre seres humanos nos sentimos muy vinculada a los que piensan parecido a nosotros mismos los que se ven como nosotros, los que son de nuestro mismo grupo, luego entre los otros seres de la tierra siento que solemos crear mayor empatía con mamíferos y otros seres que ponemos sentir parecido a nosotros, seres con ojos brazos manos seres que podemos intentar relacionar sus vínculos con los nuestros. Las plantas quedan en esta lógica relegadas, no tiene visiblemente características parecidas a las nuestras, ni ojos ni boca, ni brazos, no los reconocemos tanto como seres que emiten sonido que nos podría intuir su cansancio, frustración o tristeza, no solemos ver a las plantas de esta manera y siento que por ello también muchas veces sus necesidades son ignoradas.

En esta pieza trato de dar una característica humana a las plantas. Trato de imaginar y visibilizar la naturaleza en su intento de comunicarse verbalmente con las personas.  Si fuera a comunicarse verbalmente de manera que el ser humano común lo entienda seguramente tendría que ser un esfuerzo enrome, seguramente sería algo de mucha urgencia y que viene de lo más profundo de su ser.  En este caso la vegetación se sirve del viento que crea una especie de remolino, hoyo, boca que parece gritar. ¿En ese grito que nos diría? Ya es para cada uno escuchar.

Esta pieza fue finalista en el concurso nacional de pintura del Banco Central de Reserva 2018.

Óleo sobre lienzo 150 x 120cm

4300 dólares

También disponible en grabado giclée.

No incluye gastos de envíos.

comprar